-----Magazine Dental

 




15/09/2017
LONDRES: KING´S COLLEGE
¿Es el biovidrio el mejor material para reparar o regenerar hueso?

Existen hoy nuevos productos médicos que pueden revolucionar como nunca antes la cirugía de huesos y articulaciones.

Los implantes con biovidrio están comenzando a revolucionar el tratamiento de fracturas. 

En 2002, Ian Thompson, especialista en reconstrucción facial en King´s College de Londres, recibió una llamada urgente. Un hombre de unos 30 años había sido atropellado por un auto fuera de control.

El impacto lo catapultó sobre el capó, destrozándole la cara y fracturando en múltiples fragmentos el delgado hueso que forma la cuenca del ojo en el cráneo.

“El paciente sufría de visión borrosa y pérdida de foco. Perdió la capacidad para percibir colores. Trabajaba en el servicio técnico de aviones y nunca más podría diferenciar un cable rojo de uno azul. Prácticamente no pudo trabajar en tres años”.

Desde el accidente, los cirujanos trataron desesperadamente de reconstruir esa zona del hueso, para colocar el ojo en la posición correcta. Primero utilizaron implantes y luego fragmentos de huesos de las costillas del propio paciente. Pero ambos intentos fracasaron. Las intervenciones desencadenaron infecciones, causándole mucho dolor.

Surgió la posibilidad de utilizar entonces biovidrio, que cuando se coloca en el cuerpo comienza a disolverse y a liberar iones, los cuales tienen una suerte de comunicación con el sistema inmunológicopara decirle a las células qué deben hacer. De esta forma, el cuerpo no rechaza el material, y se puede pegar al hueso y al tejido alrededor. Con ello se crea una buena sensación y se estimula la regeneración del hueso.

Casi instantáneamente el paciente recuperó la visión, y la percepción de color y profundidad.

“El biovidrio funciona mejor que los implantes con huesos de la misma persona, porque hemos descubierto que va extrayendo lentamente iones de sodio a medida que se va disolviendo, matando bacterias existentes en la zona”. “De esta forma, casi por casualidad, tenemos este efecto antibiótico suave que elimina las infecciones”, advierte Thopmson.

El biovidrio fue inventado por el científico estadounidense Larry Hench, en 1969, que se inspiró en una conversación que sostuvo en un autobús con un coronel del ejército, quien había regresado recientemente de la guerra de Vietnam.

El oficial le comentó a Hench que, aun cuando la medicina moderna podía salvar vidas en el campo de batalla, no podía reemplazar las extremidades. Desde ese momento, Hench decidió dejar a un lado sus investigaciones sobre misiles intercontinentales y dedicarse a diseñar materiales biónicos que no fueran rechazados por el cuerpo humano.

Posteriormente Hench se mudó a Londres, donde finalmente pudo desarrollar el revolucionario biovidrio, toda una innovación en el campo de la salud: desde la cirugía ortopédica hasta la odontología.

Durante los últimos 10 años, los cirujanos han utilizado biovidrio en forma de polvo, que se ve y se siente como una masilla arenosa, para reparar los defectos óseos que surgen de pequeñas fracturas.

Desde 2010, esta misma masilla se comercializa en gran escala como el componente clave de la pasta dentífrica Repair and Protect, de la marca Sensodyne, el mayor uso mundial de cualquier material basado en biovidrio.

Cuando la gente se cepilla, el biovidrio se disuelve y libera iones de fosfato de calcio, los cuales se adhieren a los minerales de los dientes.

El objetio con forma de cubo que se ve en la imagen, se llama biovidrio elástico. 

Es similar al biovidrio pero tiene alteraciones en la composición química que hace que el material no sea frágil, al contraio, rebota como una pelota de juguete y es increíblemente flexible.

Lo clave de esta modificación es que el material puede insertarse en una pierna gravemente fracturada, logrando que el paciente pueda no solo apoyar su peso en esa extremidad y caminar sin muletas, sino prescindir de clavos u otro tipo de implantes. Al mismo tiempo, el biovidrio elástico también estimula y orienta la regeneración del hueso, mientras es lentamente asimilado por el cuerpo.  






 

 
 


BUSCAR EN EL SITIO:


Ediciones Anteriores



































  USO DEL LENGUAJE.
El refrán dental.
  USO DEL LENGUAJE.
El refrán dental.
  USO DEL LENGUAJE.
El refrán dental.
  EL USO DEL LENGUAJE
El refrán dental.
© Copyright 2008- Magazine Dental | info@magazinedental.com