-----Magazine Dental

 




15/12/2017
EL TIEMPO ES ORO.
Cómo manejar eficientemente nuestro tiempo.

La importancia de la administración del tiempo no sólo en el ámbito profesional, sino en la vida misma.

Sin duda, la gestión del tiempo es trascendente en nuestra vida, como también lo es en nuestra organización.

El manejo adecuado del tiempo nos ayuda a transformarnos en personas más eficaces y esta es una de las bases que toda persona exitosa siempre posee. 

Recordemos que quien no es capaz de administrar el tiempo, ¡no es capaz de administrar nada!

En la actualidad todos vivimos vidas muy sobrecargadas de trabajo y de compromisos, vivimos estresados y siempre pendientes del reloj y nuestras citas. La gente se queja de que desea hacer determinadas cosas o querer ver a determinada gente, pero “no tiene tiempo”. Pero curiosamente, la gente que más éxito tiene, y más atareada está, es fácil quedar con ellos y siempre que les pedimos algo al día siguiente o a los dos días logran realizarlo. Esta misma gente tiene tiempo para sus hobbies, para sus familias, y hacen todo lo que quieren. Pero cuál es su secreto: su capacidad de gestionar bien el tiempo.

Todos conocemos el dicho: “el tiempo es oro”. Esta es una de las verdades de la vida de la que poca gente se da cuenta. Todos somos reacios a derrochar nuestro dinero, pero sin embargo no nos importa derrochar nuestro tiempo. 

Nuestro tiempo es ciertamente dinero porque lo podemos fácilmente convertir en dinero mediante un trabajo remunerado. Están quienes argumentan que esto no es cierto en su tiempo libre, pero sí lo es, porque esa persona puede trabajar en su tiempo libre en alguna actividad que no sea la suya principal: haciendo trabajos desde casa, tareas complementarias a su trabajo, consultor (como es mi caso), controlando redes sociales, etc. 

El tiempo lo podemos emplear en lo que queramos, pero debemos de ser conscientes de que elegimos usarlo en esa actividad y el costo que ello significa.

Por ejemplo, después de un día duro de trabajo, uno puede decidir tirarse en el sofá toda la tarde a ver televisión o contenido en internet. Esto es un tiempo bien empleado si yo elijo hacerlo, pero será un tiempo mal empleado si quiero hacer otras cosas y luego por la noche me arrepiento de haberme quedado toda la tarde en el sofá.

Otro ejemplo es el de las personas que se pasan horas o incluso días mirando el precio de un mismo producto en numerosas tiendas para luego ahorrarse unos pocos pesos. Esto es una actividad provechosa si lo hago porque me gusta y lo disfruto o porque realmente el tiempo que he empleado vale esos pocos pesos. Pero es un derroche si quiero hacer otras cosas y el ahorro de este dinero, es ínfimo comparado con el tiempo empleado para conseguirlo.

A continuación ofrezco unos tips, los cuales deberemos tener en cuenta a la hora de tratar eficientemente nuestros tiempo.



APRENDER A DECIR QUE NO.

Tenemos que aprender a decir que NO y ser conscientes que no tenemos por qué hacer todo lo que la gente nos pida. Si siempre hacemos lo que se nos pide acabamos trabajando para los demás y no haremos cosas para nosotros mismos.

Para decir que no debo, tengo que:

 

  • Dar una razón clara y convincente. 
  • Ser diplomático y correcto.
  • Sugerir otra persona si no soy el indicado.
  • No retardar la decisión de aceptar la tarea. Si en vez de decir que no, la voy posponiendo, no sólo doy mala impresión, sino que le hago una perder el tiempo a la otra persona y esto tampoco es justo.

 

DELEGAR.

No me voy a meter en la ventajas de la delegación ni cómo se debe delegar. Pronto escribiré un artículo sobre este tema,  sólo quiero resaltar que es un gran consumidor de nuestro tiempo. 

La falta de delegación nos sobrecarga innecesariamente y nos lleva a realizar tareas que podrían haber realizado nuestros subordinados y visto desde un punto de vista económico esto nos costaría más dinero.

 

TURNOS Y REUNIONES.

Las secretarias tienden a cargarnos las agendas de turnos, dado que de esta forma suelen sacarse al problema/paciente de encima y muchos de estos turnos además suelen no tener un objetivo claro y definido. 

Por lo cual no solo terminamos no realizando la tarea original, sino tampoco la complementaria.

No debemos asistir a reuniones salvo que se tenga un objetivo claro. 

En caso de no existir este objetivo, pediremos a los asistentes que preparen la reunión con antelación y al convocarnos que se fije una hora de finalización. La puntualidad de todos los asistentes es determinante.

En  muchos casos las reuniones no tienen orden del día, por lo tanto deberíamos dedicar los primeros minutos a establecerlo, ya que esto nos ahorrará tiempo.

 

ORDEN Y PROGRESO.

Dos palabras que podemos ver en la bandera de Brasil.

El orden es determinante para el progreso, hay estudios que demuestran que el desorden puede llegar a afectar hasta  1/4 de la jornada laboral buscando cosas. 

Pensemos seriamente cual es nuestra mejor forma de organizar nuestra agendas, teniendo en cuenta la ergonomía de nuestra mesa quirúrgica y los diversos tratamientos a realizar a fin de agruparlos y ser más eficiente en el armado de las mismas.

Recordemos la importancia de tratar sólo un asunto a la vez. 

 

Para más información:

ESTUDIO CARIDE SIERRA
Tel.: 221 15-503-1030
estudiocaridesierra@hotmail.com
www.facebook.com/estudiocaridesierra






Por
JUAN EUGENIO CARIDE SIERRA
Director de Estudio Caride Sierra
Consultoría en Salud
Argentina.

 

 
 


BUSCAR EN EL SITIO:


Ediciones Anteriores





























  USO DEL LENGUAJE.
El refrán dental.
  USO DEL LENGUAJE.
El refrán dental.
  USO DEL LENGUAJE.
El refrán dental.
  EL USO DEL LENGUAJE
El refrán dental.
© Copyright 2008- Magazine Dental | info@magazinedental.com