-----Magazine Dental

 



Imagen de WorldSpectrum en Pixabay

10/12/2020
EL CONSULTORIO Y LA ECONOMÍA.
Las criptomonedas ya son el presente.

Con 13 cajeros automáticos operando distintas criptomonedas, y tras un año de crecimiento sostenido, las "bitcoins" fortalecen su desarrollo en la economía argentina.

Un nuevo cajero automático de Bitcoin (BTC) fue instalado en la sucursal «Botánico» del supermercado Coto, en la capital de Argentina. Este cajero, como todos los de la empresa Athena, permite operar con Bitcoin, Ethereum (ETH), Litecoin (LTC) y Bitcoin Cash (BCH). Se suma a los 13 cajeros automáticos de criptomonedas que, según el sitio web Coinatmradar ya están en funcionamiento en el país.

Esta noticia, es del mes de octubre del corriente año. Las criptos llegaron para quedarse y no sólo son el futuro, sino también el PRESENTE.

Antes que nada, ¿qué entendemos por criptomonedas?, ¿cómo es su operatoria?, son seguras?, ¿son transables?, todas estas son preguntas que nos hacen cada día más clientes. El interés en esta inversión de alta volatilidad está en pleno ascenso.

La criptomoneda, también llamada moneda virtual o criptodivisa, es dinero digital. Eso significa que no hay monedas ni billetes físicos, todo es en línea. Se almacenan en un monedero o cartera digital, ya sea en línea, en su computadora o en otro soporte físico.

Para comprar y vender criptomonedas, existen alternativas. Las plataformas P2P (persona a persona) permiten obtener distintas criptomonedas a través de pagos con tarjetas de débito o crédito, intercambios por PayPal, Zelle, Amazon y depósitos en pesos argentinos. 

Las casas de cambio centralizadas también permiten comprar y vender bitcoin en Argentina de una manera fácil, en mercados enfocados en la liquidez de las operaciones. Ripio, Buenbit, ArgenBTC, Sesocio, son algunas plataformas argentinas para comprar y vender, donde todo se realiza vía online, desde la registración de usuario, hasta la operatoria de compra y venta.


Imágen de Eivind Pedersen en Pixabay

Las criptomonedas no están aseguradas por ningún gobierno. Eso significa que las criptomonedas almacenadas en línea no tienen las mismas protecciones que tiene el dinero depositado en una cuenta bancaria. 

Si usted almacena una criptomoneda en una cartera o monedero digital provisto por una compañía, y la compañía cesa sus operaciones o sufre un ataque informático, es posible que el gobierno no pueda actuar y ayudarlo a recuperar el dinero como podría hacerlo con el dinero que se guarda en los bancos o cooperativas de crédito.

Los defensores argumentan que la criptomoneda puede actuar como un refugio seguro en tiempos de turbulencia y puede ser una cobertura contra la desenfrenada emisión monetaria. 

Otros se sienten atraídos por su espectacular avance este año: la moneda digital subió más del 135% en 2020, aunque todavía tiene un 12% para alcanzar su máximo histórico (19.786 dólares el día 16/12/2017). 

Sin dudas que este año ha sido el mejor de bitcoin, debido a su emisión de forma decreciente y controlada, cuando los países del mundo emiten moneda para paliar la desgracia del covid-19. Para un país como el nuestro con permanentes devaluaciones y una economía inflacionaria, esta inversión que cotiza en dólares nos cubre de cualquier volatilidad doméstica, con el plus de obtener rentabilidad en dólares. 

Debemos conocer y animarnos a participar de este nuevo mundo, en el que todos están invitados. El futuro ya llegó, está aquí y Estudio Caride Sierra te invita a transitarlo juntos. 



Más información:

Cr. Ezequiel Marañón

MSc. Juan Eugenio Caride
Analista Económico

Whatsapp +54 911 5575-9183

www.estudiocaridesierra.com





Por

Ezequiel Marañón / Contador Público Nacional
Buenos Aires, Argentina

Juan Eugenio Caride Sierra / Consultor &  Analista económico
Buenos Aires, Argentina

ESTUDIO CARIDE SIERRA

 

 
 


BUSCAR EN EL SITIO:


Ediciones Anteriores































  USO DEL LENGUAJE.
El refrán dental.
  USO DEL LENGUAJE.
El refrán dental.
  USO DEL LENGUAJE.
El refrán dental.
  EL USO DEL LENGUAJE
El refrán dental.
© Copyright 2008- Magazine Dental | info@magazinedental.com