-----Magazine Dental

 



Mario D´Alessandro, alias ”Pototo”, (Foto: InfoBae)

29/09/2022
GÉNESIS DEL TEMA DE POTOTO
EL DÍA QUE MATARON AL DENTISTA DE ¨EL FLACO¨ SPINETTA

Mario D´Alessandro, alias ”Pototo”, hoy es odontólogo pero, además, es el amigo a quien ”El Flaco” Spinetta, en la época de Almendra, le dedicó una canción porque lo creyó muerto.

El día 3 de enero de 1968 los alumnos de quinto año del colegio San Román partieron de viaje de egresados a San Carlos de Bariloche. Dos alumnos no viajaron: Emilio del Guercio y Luis Alberto ”El Flaco” Spinetta. Es que junto a Rodolfo García y Edelmiro Molinari conformaban el grupo Almendra y estaban en vísperas de grabar el primer single de la banda para la compañía discográfica RCA Víctor.

Mario D´Alessandro, alias ”Pototo”, era uno de los compañeros de curso que partió rumbo al sur. 

Durante el viaje de egresados, Pototo le envió un telegrama a su novia para confirmarle que, al volver de Bariloche, podían encontrarse en Miramar. 

Ambos tenían un código y era que si Pototo iba para la Costa Atlántica, le enviaría un mensaje a su novia con la frase: ”Reservar Pototo”. Ese mensaje enviado por correo postal será el generador de una gran confusión.

Hoy casi nadie envía un telegrama, pero Pototo recuerda que era una carta que llegaba en una hoja blanca. Esa hoja decía Correo Argentino en celeste y contenía el mensaje en una tirita amarilla escrita a máquina. Quien remitía un telegrama, dictaba una frase breve a los empleados del Correo, quienes lo retransmitían en una especie de código Morse. 

El mensaje correcto a enviar era “Reservar Pototo”, pero llegó a la novia como “Falleció Pototo”. Este equívoco corrió de boca en boca y generó una gran conmoción.

Durante esos días en que duró el viaje de sus compañeros, El Flaco tuvo que realizar unos trámites en el colegio San Román y fue en el colegio que se enteró de la (falsa) muerte Pototo. 

El Flaco tenía por entonces diecisiete años, se autodefinía como ”un esqueleto gordo”, según cuenta su amigo, y estaba de novio con Cristina Bustamante: la famosa ”Muchacha ojos de papel”.  

Años después, Julia, la mamá de El Flaco, le recordaría a Pototo lo angustiado que estaba su hijo por aquella noticia trágica. 

El Correo Argentino demoró cuarenta ocho horas  fatídicas en rectificar la comunicación y las cosas se aclararan. Pese a saber luego que su amigo estaba vivo,  en El Flaco persistió la angustia, tanto que lo inspiró a escribir una canción: Tema de Pototo. Al volver el grupo de Bariloche, El Flaco lo esperó a Pototo en Constitución para darle un abrazo e invitarlo a los ensayos de Almendra. Esa noche le hizo escuchar el single del Tema de Pototo (para saber cómo es la soledad). 


Foto tomada en el Colegio San Román. comenzando de izq. a der., en el primer lugar a Luis Alberto ”El Flaco” Spinetta, en el tercero a Mario ”Pototo” D´Alessandro y en el quinto, Emilio del Guercio (Almendra)

Al homenajeado no lo impresionó demasiado la canción, como sí lo hizo El mundo entre las manos, que ocupaba el reverso del simple que contenía ambos temas. Esta impresión cambiaría pronto. La noche que pasaron el tema en el programa de radio Modart en la noche y Pototo escuchó al presentador Pedro Aníbal Mansilla anunciar el primer single de Almendra, le cayó la ficha. La letra que arranca diciendo: ”Para saber cómo es la soledad (…)” y en la segunda estrofa: ”La soledad es un amigo que no está (…)”, hizo que esa madrugada Pototo comenzara a gritar de alegría en el intento de despertar a toda su familia por la emoción que tenía. 

Pero debería pasar algo más para que Pototo tomara exacta dimensión de haber inspirado una canción a su amigo  Spinetta.

El Flaco y Pototo se habían conocido en el primer año del colegio San Román, cuando tenían trece años. Entonces eran dos niños muy delgados. Compartieron el lugar en la fila mientras se izaba la bandera y se sentaron juntos hasta el tercer año. 

Juntos descubrieron a The Beatles, cuando se juntaban a escuchar Modart en la Noche, donde debutaban los estrenos. Sin dinero para comprar discos, el programa radial era la forma más económica para escuchar lo nuevo. 

Cuenta Pototo que cuando se perdía el programa, el Flaco le preguntaba si había escuchado el nuevo tema de los Beatles. De inmediato empezaba a imitar a los cuatro de Liverpool de una manera asombrosa. Pototo quedaba flasheado, pero El Flaco le decía esa que la canción no era de los Beatles, que se la había inventado y que lo estaba boludeando. Pototo entendió de manera clara el talento de El Flaco y disfrutó siempre de su sentido del humor permanente.

Pototo fue uno de los testigos del nacimiento de Almendra, también de cuando El Flaco pasaba a buscar Pappo y ambos salían a patear los bares de Buenos Aires. Pero Pototo no podía acompañarlos en la noche porteña, porque estaba estudiando Odontología. Como no podía ser de otra manera, Pototo se convirtió luego en el dentista de Spinetta. 

Según confiesa el mismo odontólogo, El Flaco tenía una dentadura horrible y le faltaban dientes por todos lados. 

Cuando Pototo culminó la especialidad en Prótesis Fija, El Flaco le sugirió que ambos se internasen en la clínica y le djio resignado: “¡el derrumbe de mi boca no puede más!“. 

Pototo le restauró la boca a nuevo. Todos los dientes, los de arriba y los de abajo. Donde le faltaban piezas las suplió con puentes. El profesional se mandó a hacer de su color, pero El Flaco quería que le quedara una boca impecable. Entonces le dijo: “Ni en pedo. Una vez que puedo tener unos dientes como la gente, me los hacés blancos”.

Pototo no fue sólo el odontólogo de Spinetta, y podría ser considerado el Dentista del Rock Nacional. Por su consultorio pasaron desde Litto Nebbia hasta Fito Páez, entre otros.

Pototo recuerda con cariño la cotidianeidad durante los tres meses en los que estuvo trabajando en la boca deteriorada de su amigo. La jornada de restauración oral terminaba a las tres de la tarde, entonces se iban a comer a Pippo vermicellis alla scarparo. Una tarde, mientras caminaban por esas calles, una chica se acercó y dijo: “¡Flaco, sos mi Dios!”, Spinetta le contestó: “Nena, los dioses no tienen caries“. A continuación, le contó a la chica que quien estaba a su lado era Pototo, el de la canción. Además le explicó que era su odontólogo y que acababa de arreglarle sus “tinteros pelicanes“, en referencia a que sus muelas tenían agujeros tan grandes que podían usarse como recipientes para tinta.



El Flaco rodeado de amigos, a su izquierda está Emilio del Guercio (Almendra) y a la derecha, Mario Pototo D´Alessandro.

Por aquellos años, Leonardo Favio grabó una versión del Tema de Pototo. El éxito fue inmediato y Pototo se transformó en una leyenda. El mismo protagonista de la canción reconoce que se tejieron mil historias, que algunos se arrogaban haberlo conocido y afirmaban que había muerto. 

Sin embargo, pese a todo, Pototo no terminaba de tomar total conciencia de lo que había generado la canción. Eso sucedió luego de un concierto en que El Flaco lo invitó a cenar junto a Charly García. Esa noche, cuando el hombre del bigote bicolor conoció a Pototo, le dijo: ”Loco, vos sabés lo que es que este monstruo te dedique una canción. Tomalo en serio porque es algo impresionante”. 

Años después, Pototo afirma que el Tema de Pototo es para Charly el que más le gusta de la obra de El Flaco y que por eso lo ha cantado muchas veces.

Aguardamos que esta anécdota y esta amistad entrañable inviten a escuchar una canción destacada y a recordar por siempre a Luis Alberto El Flaco Spinetta, un músico, un autor y un ser extraordinario, que elaboró una obra artística inolvidable. 

Si querés escuchar el tema de Pototo versión original de Almendra: www.youtube.com

La versión de favio www.youtube.com

La original de Almendra https://open.spotify.com

 

 

 



El longplay de Almendra que contiene el ¨Tema de Pototo,¨ Dos ediciones del single, que tenía del otro lado ¨El mundo entre las manos¨. Y el simple con la versión de Leonardo Favio

Fuente: www.infobae.com / www.noticiasdebariloche.com.ar / https://cabezademoog.blogspot.com / https://noticiasargentinas.com




 

 
 


BUSCAR EN EL SITIO:


Ediciones Anteriores





































  USO DEL LENGUAJE.
El refrán dental.
  USO DEL LENGUAJE.
El refrán dental.
  USO DEL LENGUAJE.
El refrán dental.
  EL USO DEL LENGUAJE
El refrán dental.
© Copyright 2008- Magazine Dental | info@magazinedental.com